Genio de la música clásica

Desde personas estancadas en el pasado, otras que lo utilizan a modo de relajación y para muchos jóvenes es el mejor método para abrir la mente y concentrarse en sus estudios. Esto demuestra que la música clásica por muy diferente que sea de otros estilos musicales, sigue presente en nuestras vidas de un modo activo y además aunque la gente se piense lo contrario, está vigente en muchos de los sectores de una sociedad alternativa como la de hoy en día. Es cierto que en otra época la elegancia y “caché” que parece aportar este tipo de música estuvo en pleno auge, en óperas sobretodo y conciertos de grandes compositores, genios musicales en ocasiones,  pero dice mucho que un estilo musical tan arraigado sea capaz de sobrevivir a la sociedad cambiante de hoy en día.

¿Qué tendrá la música clásica para que siempre alguien la haya escuchado alguna vez en su vida y haya repetido? Si algo sabemos además de la calidad sobre la música clásica, es que nos llega muy adentro, nos hace evocar sueños y divagar sobre nuestros pensamientos; tiene la capacidad de abrir nuestra mente a nuevas ideas y servir de inspiración.

Genios compositores de la música de la talla de Beethoven, Verdi, Mozart o Wagner fueron elogiados y siempre lo serán por su gran aportación a este estilo musical, por la creación de piezas únicas que siempre serán valoradas y recordadas como lo que son, obras de arte.

Ludwig van Beethoven  es uno de los compositores más importantes de la historia de la música y su legado ha influido de forma decisiva en la música posterior.

Considerado el último gran representante del clasicismo vienés, Beethoven consiguió hacer trascender la música del romanticismo, influyendo en diversidad de obras musicales del siglo XIX. Su arte se expresó en numerosos géneros y aunque las sinfonías fueron la fuente principal de su popularidad internacional, su impacto resultó ser principalmente significativo en sus obras para piano.

Beethoven fue un genio de la música, de eso no cabe duda, pero no fue tan afortunado en el ámbito personal de su vida. A pesar de que la aristocracia austríaca  en señal de arrepentimiento y vergüenza por la muerte de Mozart en la pobreza, le concedió una pensión anual, no fue afortunado en los amores, estuvo enamorado de la joven y bella condesa Josephine Brunswick, viuda de Joseph Graf Deym. Su amor era correspondido por parte de la condesa pero este no se  pudo concretarse debido a las rígidas restricciones sociales de la época y la estricta separación entre la nobleza y el vulgo, por lo que la relación cesó. Debido a esto y a la pérdida de sus capacidades auditivas, se entregó a una febril actividad creadora de la que surgen obras que todavía hoy en día, dos siglos después de la desaparición de este artista, siguen muy presentes en nosotros.

Beethoven otorga a la música una belleza que encandila a cualquiera. A continuación os dejo unas cuantas obras de este compositor para que podáis apreciar lo que es ser un genio:

Lucía Martínez Cabanelas

Fuentes:

http://www.wikipedia.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s