Música y endorfinas.

La música y el orgasmo tienen al menos algo en común: la producción de endorfinas y la motivación del placer.

Siempre se ha dicho que la música amansa a las bestias… Todos hemos sentido esa grata sensación de confort cuando escuchamos una canción que nos gusta. Nos levantamos medio dormidos y decidimos activar nuestro cerebro haciéndole trabajar a través de nuestro oído. O llegamos a casa estresadísimos después de un día de duro trabajo y nos tumbamos boca arriba en cualquier parte para deleitarnos con alguna obra. Todos sabemos que esa cautivadora sensación de bienestar, ya sea para recuperar energía o para pedirle unos minutos de tranquilidad a nuestras neuronas. Sin embargo, desconocemos el porqué.

Hace unos años, un grupo de científicos decidió constatar la teoría de que la música ayuda a nuestro cerebro a liberar endorfinas. Tomaron dos grupos de personas a las que ofrecieron naloxona o placebo, respectivamente. La nalaxona es un fármaco utilizado para tratar adicciones agudas porque bloquea los receptores cerebrales. A ambos conjuntos se les dio a escuchar música de su agrado. “Al final se constató que los que tomaron el placebo disfrutaron de la audición como siempre lo habían hecho, mientras que el grupo que ingirió nalaxona reportó una disminución drástica del placer al escuchar música” afirma el profesor Victor J. Arroyos, licenciado en la Escuela Superior de Música de Caracas en un artículo para la revista digital En Plenitud.

La endorfina es una proteína que el cerebro produce de forma natural. Su liberación está relacionada con diversas sensaciones, tanto placenteras como dolorosas. Aunque un aumento considerable provoca efectos analgésicos similares a los de la morfina, con la que comparte componentes. El hecho de que la música nos reporte placer y de que posea cierto carácter reconstituyente a nivel emocional va completamente ligado a esta reacción bioquímica. Es por ello que se ha generalizado como una terapia más en el trato de enfermedades o complicados pasajes físicos y psicológicos.

No dejamos de vivir en un mundo en el que para sobrevivir debemos vender y comer. Las grandes empresas no han podido evitar el ahondar en este campo, ya sea para estimular su promoción o para conseguir dar a sus clientes un mejor servicio. En este caso fue la empresa Radox, especializada en productos de baño y relajación, la que decidió hace prácticamente un año invertir en la búsqueda de la canción más relajante “del mundo”.  Para ello contrataron al neuropsiquiatra David Lewis, especializado en realizar lecturas de ondas cerebrales mediante técnicas no invasivas, es decir sin ejercer manipulación física directa sobre el organismo. Este tomó un repertorio de las diez canciones más recomendadas para alcanzar la relajación. El estudio se realizó en cuarenta mujeres, a las que primero se estresó con la resolución de unos rompecabezas y a continuación se les brindó la escucha de las canciones escogidas. La galardonada fue la obra “Weightless”. Precisamente una canción creada por el trío de científicos Marconi Union de Manchester, en colaboración con algunos terapeutas especializados en música. Resulta que la composición de esta canción está ideada para provocar relajación y lujuría gracias a la separación de las notas. La duración da lugar a que la persona pueda entrar en fase de relajación, gracias a durar más de cinco minutos. La melodía no se repite en ningún momento para evitar hacer trabajar al cerebro, haciendo descender el nivel de actividad cerebral. Incluye una guitarra, un piano, versiones electrónicas de sonidos naturales y una leve base de percusión. Esta última es lenta y similar a la de un corazón para incitar al flujo sanguíneo a ralentizarse y a disminuir las pulsaciones a unas cincuenta por minuto.

Según el Dialy Telegragh, los científicos advierten que puede ser peligroso escuchar esta canción mientras se conduce. Hace un año apareció en diversos medios bajo el titular de “la canción más relajante del mundo” Es cierto que, al menos de este recopilatorio quedó la primera, seguida de “Electra” de Airstream y de “Mellormaniac (Chill Out Mix)” de DJ Shah.

La música como terapia es cada día más utilizada y cada día más universidades permiten su estudio. Basándonos en estas investigaciones, si la música repercute directamente en nuestro estado físico, quizás sí lleven razón los antiguos y la música sea una escapatoria real para momentos difíciles.

“Weightless”, de Unión Marconi. La mentada canción más relajante del mundo…

“Electra” de Airstream.

“Mellormaniac (Chill Out Mix)” de DJ Shah.

“Canzonetta Sull’aria (Le Nozze Di Figaro, Act III)” – Wolfgang Amadeus Mozart. Esta obra también apareció en el ranking de la investigación, pero quedó la séptima:

Leiza González

Fuentes:

http://www.europapress.es/nacional/noticia-grupo-britanico-crea-cancion-mas-relajante-mundo-ayuda-cientificos-20120210171700.html

http://diverrisa.es/web/index.php?page=las-endordinas-y-la-risa

http://www.abc.es/20111020/ciencia/abci-cancion-relajante-mundo-201110200946.html

http://www.enplenitud.com/musica-y-endorfinas–placer.html

http://www.monografias.com/trabajos70/definicion-musica-terapia-musicoterapia/definicion-musica-terapia-musicoterapia.shtml

http://endorfina.bligoo.com/content/view/52691/Que-son-las-Endorfinas.html

http://lamedicinaholistica.wordpress.com/2007/07/03/endorfina-una-droga-beneficiosa/

http://www.comunidadbienestar.com.ar/?q=node/35 (foto)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s